TECNOLOGÍAS DE LA PARTICIPACIÓN PARA UN COHOUSING (2)

Iñaki Alonso y Pascual Pérez

 

Y ahora, ¿cómo canalizamos el pensamiento común en un cohousing? Vemos como de un tiempo a esta parte lo participativo está en boga. Una forma de relacionarnos utilizada como calificativo, pareciendo intentar asignar a algo una condición que antes no tuviera. Desde la oficina de arquitectura sAtt preferimos hablar de La Participación en mayúsculas. Entendemos que la participación no es una propiedad asignable a una relación sino que es la relación misma. La oportunidad que nos damos de implicarnos como partes de un proceso, de crear una relación viva y mutable. Una forma de vernos, entendernos y pensarnos. Un lenguaje propio. Necesitaremos por tanto definir y comprender sus fonemas (dinámicas) y contar con herramientas específicas que nos ayuden a la traducción y transcripción en cada caso.

“la comunidad, en constante conexión, es capaz de desarrollar dinámicas de comunicación, deliberación y gestión más eficaces, más abiertas y más transparentes”

Dinámicas presenciales: Talleres

Reagrupamos las ventanas de participación antes mencionadas en diferentes talleres presenciales. En ellos y previo diseño de la dinámica, se trabaja con la comunidad en el proceso de codiseño. En el caso concreto de Entrepatios, comenzamos por la definición y relación de usos públicos y comunes, pasando por la estructuración de los usos privados y las tipologías de vivienda a ellos asociadas y llegando a una reflexión colectiva en torno a los niveles y modelos de sostenibilidad que se deseen alcanzar.

Dinámicas digitales: herramientas de participación

Para la construcción de un proceso transversal y capaz de organizar toda la complejidad asociada a él necesitamos de dinámicas y espacios que complementen lo presencial. Hablamos del espacio digital y del uso de herramientas que lo materialicen.

Consideramos fundamental entender que el verdadero detonante para la capacidad de acción colectiva radica en la fuerza del tejido social existente y de sus comunidades situadas en el territorio, pero creemos que no debemos olvidar que los espacios digitales pueden empoderar también a los físicos. Herramientas digitales que nos ayuden a expandir y amplificar el proceso más allá de lo físico. Un modelo en el que se habite el espacio digital pero partiendo de lo presencial y como vivo reflejo de lo que allí acontece y no al contrario.

La definición de estas dinámicas digitales y las herramientas de debate online asociadas a ellas (tipo Loomio, Slack, Discourse, etc.) nos permiten ampliar el proceso de maduración colectivo para espacios de deliberación y toma de decisiones. La comunidad, -activa de forma digital en el tiempo intermedio entre los diferentes encuentros presenciales-, tiene la posibilidad de seguir madurando ideas generadas en lo presencial, o generar otras nuevas, que debatidas y trabajadas así previamente, llegarán al debate presencial partiendo ya desde lo colectivo, desde la escucha previa del otro.

Construir en definitiva procesos de inteligencia colectiva en los que la comunidad, en constante conexión, es capaz de desarrollar dinámicas de comunicación, deliberación y gestión más eficaces, más abiertas y más transparentes.

“lejos de buscar seguridades rotundas y afirmaciones cerradas, buscan abrir procesos de maduración en los que construir por lo común”

El disenso como herramienta de construcción en procesos de Inteligencia Colectiva

Innovación social, Participación, Arquitectura Abierta, Inteligencia colectiva…, a todas ellas hemos asociado a lo largo del texto una condición de mutabilidad, de cambio o de resiliencia, pero sin embargo no son estos conceptos más que mediadores entre quienes realmente sufren dichas mutaciones, cambios y necesidad de resiliencia: las personas.

Las personas, que enfrentadas a contextos de conflicto -en el mejor sentido de la palabra- personal y colectivo acaban desembocando en situaciones de aparente estancamiento generalmente asociadas a la toma de decisiones. Frustraciones compartidas por no alcanzar el ansiado acuerdo, la decisión por fin cerrada, el consenso. Sin embargo, desde la oficina de arquitectura sAtt nos gusta pensar que no son los consensos la piedra filosofal de la participación sino precisamente aquellos contextos de conflicto los que generan los vínculos, los fortalecen y los hacen perdurar: los disensos.

Los procesos de inteligencia colectiva deben fraguarse sobre la incertidumbre y solidificarse sobre la inseguridad de quienes participan de él. ¿Cómo si no? Si contáramos con una persona totalmente segura de qué, cuándo y cómo hay que hacer las cosas, adiós al proceso. Se acabó el construir en colectivo. Se acabó la participación. Serán los disensos, pequeños espacios de oportunidad que la incertidumbre y las inseguridades nos regalan, los que nos permitan seguir creciendo en colectivo.

Las metodologías, dinámicas y herramientas en este texto planteadas, lejos de buscar seguridades rotundas y afirmaciones cerradas, buscan abrir procesos de maduración en los que construir por lo común. Metodologías, dinámicas y herramientas capaces de señalar, organizar, jerarquizar y madurar los disensos.  

2 Comentarios
  • Alicia Fernandez
    Guardado: 13:33h, 09 March Reply

    Buenas tardes, me gustaría tener información mas detallada de vuestra forma de hacer todo esto.
    Muchas gracias.
    Alicia Fdez.

    • Inaki Alonso
      Guardado: 06:00h, 13 March Reply

      Hola Alicia, ¿que tipo de información detallada necesitas?, si quieres podemos tener una reunión, nos cuentas y te pasamos la información que necesites y podamos darte.
      Un saludo
      Iñaki

Uso de cookies

Para poder ofrecer los servicios de la web: satt.es y poder administrar la página, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte la política de cookies de la web. ACEPTAR