Loader

¿Qué es el diseño activo? Arquitectura para la salud en oficina

La mayoría de las personas que trabajamos pasamos un 80-90% de nuestra vida adulta en espacios cerrados. El estrés, la mala alimentación y el sedentarismo son factores de riesgo para quienes pasamos 8 horas al día en una oficina, despacho, comercio…

Por esto que quienes diseñamos y construimos estos espacios debemos tener en cuenta cómo contrarrestar estos riesgos y fomentar hábitos de vida saludables. ¿Pero cómo lo traducimos en la arquitectura?

Según la OMS, la actividad física reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión, diferentes tipos de cáncer, como el cáncer de colon y de mama, así como de depresión. Y recomienda 150 minutos semanales de actividad física moderada para personas entre 18 y 65 años.

Desde esta perspectiva, el diseño activo consiste en integrar la actividad física dentro de las rutinas diarias de los ocupantes de los edificios. Además de promover la movilidad activa y sostenible pensando en espacios para bicis o patinetes, el diseño de un espacio puede favorecer la actividad física de sus ocupantes. Otro buen ejemplo sería la instalación de vestuarios y duchas para permitir que trabajo y ejercicio puedan combinarse fácilmente.

Pero podemos ir mucho más allá, evitando el uso de ascensores (para aquellas personas que no lo necesitan por su condición física, claro) en edificios de menos de 4 plantas y dando protagonismo a las escaleras, con un diseño agradable, luminoso y atractivo. En la foto, la escalera de Triple, nuestro último proyecto de espacio de trabajo y el primer coworking #CO2nulo de España.

Otra manera de promover la actividad en el trabajo tiene que ver con la ubicación de ciertos servicios comunes: office, baño, fotocopiadora, salas de reunión… Distanciándolos de manera razonable de los puestos de trabajo, se “obliga” a realizar más desplazamientos y de mayor recorrido.

Toda esta actividad mejora la estabilidad emocional, la memoria, la autoestima y el bienestar, disminuyendo el estrés, la depresión y la agresividad. Y a la postre, redunda en un mayor rendimiento y productividad.

He puesto algunos ejemplos, ¿los habéis probado? ¿habéis notado sus beneficios?  ¿conocéis más? Me encantaría conocer vuestras opiniones.

Paloma Domínguez
Directora de proyectos sAtt

Descubre las claves para construir oficinas sanas,
flexibles y respetuosas con el medioambiente

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Para poder ofrecer los servicios de la web: satt.es y poder administrar la página, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte la política de cookies de la web. ACEPTAR

Aviso de cookies