Loader

La transformación de las oficinas de VERTIS en un espacio sano y sostenible

En noviembre de 2021 terminamos la reforma integral de las nuevas oficinas de VERTIS en Madrid. VERTIS es una de las primeras compañías que se involucró, hace ya más de 20 años, en los mercados de carbono para ayudar a otras empresas a financiar sus inversiones en reducción de emisiones.

En la actualidad, y ante las demandas de una sociedad cada vez más concienciada, las empresas buscan que sus propios espacios de trabajo sean coherentes con su mensaje. Por eso en esta obra, al igual que en nuestros trabajos con FIARE Banca Ética o en las oficinas de Greenpeace España, hemos buscado construir una identidad coherente a través de valores como la sostenibilidad, la flexibilidad, la transparencia y el fomento de los cuidados. Todo ello ajustándonos a un presupuesto limitado -400 euros por m2-: construir un espacio de trabajo sano y sostenible no tiene por qué ser caro.

El espacio, de 338,49 m2 (216,29 m2 útiles) y situado en la séptima planta de un edificio de oficinas en pleno distrito financiero de Madrid, estaba equipado a nivel de acabados e instalaciones básicas. Así, la reforma abarcó las instalaciones, la distribución interior, el interiorismo y la iluminación.

En este artículo vamos a centrarnos en tres de los aspectos que, además de estar íntimamente ligados, consideramos esenciales de esta rehabilitación: la biofilia, la reutilización de materiales y la salud.

Biofilia y oficinas: una relación enriquecedora

Históricamente, la vida en las grandes ciudades nos ha alejado de la naturaleza. Las oficinas, como ejemplo palmario del modo de vida urbano, no hacen sino redundar en ese alejamiento. Sin embargo, según las tesis del biólogo Edward O. Wilson, quien acuñó del término Biofilia, el contacto con la naturaleza es esencial para el desarrollo psicológico humano. En sAtt buscamos reducir esta disonancia en nuestros espacios.

En las oficinas de VERTIS hemos implementado el diseño biofílico a través de, por ejemplo, el uso de vegetación. Las plantas en el entorno de trabajo relajan, reconfortan, limpian el aire -contribuyen a una reducción de entre el 10 y el 20% de las partículas volátiles- e incluso aumentan la productividad –hasta un 13% según algunos estudios-.

Además de incluir vegetación, hemos construido con materiales sostenibles, reciclados y reciclables y hemos reutilizado elementos, reduciendo al máximo la huella de carbono. Hemos procurado que todos los materiales sean locales o de cercanía y de bajo impacto. Los barnices, pinturas y productos de limpieza empleados son de origen orgánico.

Hemos dado especial relevancia a la utilización de maderas en los paramentos verticales, puertas, celosías, mamparas y en el mobiliario, frente a otros materiales sintéticos con mayor huella de carbono. Todas las maderas cuentan con certificación FSC, un sello que garantiza la correcta gestión de los recursos forestales en su transformación a material de consumo.

Se ha utilizado aislamiento textil reciclado en las particiones interiores; un aislamiento que reutiliza desechos textiles regenerados, por lo que no se consumen apenas recursos y se contribuye a eliminar residuos de otras industrias: un buen ejemplo de economía circular.

Los beneficios de una oficina saludable

Implementar políticas para fomentar la salud en el trabajo no solo es beneficioso para los trabajadores y trabajadoras; también lo es para las empresas. Según la OMS, las iniciativas de salud en el lugar de trabajo pueden contribuir a reducir el absentismo por enfermedad hasta en un 27% y los costos de atención sanitaria en un 26%. Otras investigaciones demuestran que el 86% de los problemas de productividad de las organizaciones están relacionados con el entorno de trabajo. Perece evidente que, a largo plazo, las empresas se verán perjudicadas si no priorizan la salud y el bienestar de los empleados y empleadas en el trabajo.

El aire que respiramos en nuestro puesto de trabajo es un factor esencial para nuestra salud. Por ello, hemos instalado un sistema de control que monitoriza en tiempo real la calidad del aire y permite conocer un histórico diario de distintos compuestos y sustancias (CO2, partículas en suspensión, humedad, ozono, formaldehídos, etc). El sistema de ventilación del edificio asegura un continuo aporte de aire limpio a la oficina, con lo que se pueden controlar los niveles de, por ejemplo, las partículas en suspensión –que actúan como vectores en el contagio de la Covid y otras enfermedades- y tomar medidas para reducirlas. Además, hemos evitado utilizar productos emisores de sustancias perjudiciales como los compuestos orgánicos volátiles.

La sociedad ha cambiado y ha llegado el momento de que también lo hagan las empresas y sus espacios de trabajo. En sAtt estamos demostrando, y estas oficinas son un ejemplo más, que es posible construir oficinas sostenibles, saludables y que pongan en el centro a las personas.

              ¿Quieres saber más sobre oficinas sostenibles? ➔ ➔

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Para poder ofrecer los servicios de la web: satt.es y poder administrar la página, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte la política de cookies de la web. ACEPTAR

Aviso de cookies